Descargas gratuitas, cultura “libre” y ‘famosillos’

En los últimos años es cada vez más habitual que algunas bandas y artistas de gran fama pongan en descarga gratuita algún disco completo, o al menos algún que otro EP, o incluso montones de singles. Es el caso de algunos como Meshuggah o Barilari (el vocalista de Rata Blanca). Y también algunos fuera del metal, como Radiohead y Nine Inch Nails.

Estas noticias a menudo se difunden como si de cultura libre se tratase. Pero nada tiene que ver, no debemos confundir términos. Lo que suelen hacer éstos es simplemente poner la descarga gratuita pero con una licencia puramente Copyright con TODOS los derechos reservados.

freecopyrightY aunque la descarga sea totalmente gratuita, no lo es su distribución, difusión ni ningún otro permiso más allá de descargarlo de su propia web. Incluso con sólo subir los temas a cualquier otro servidor, esto podría ser considerado como algo ilegal y ser denunciado si al propietario de los derechos le diese la gana.

La cultura libre y licencias como Creative Commons, Copyleft, ArtLibre y similares son algo muy diferente. Y en este caso, más que con el precio, estaría relacionado con la libertad, distribución y uso. Básicamente sería como una forma de dejar públicamente claros los permisos y condiciones con una licencia más abierta y permisiva.

Por poner algún ejemplo, al montar los recopilatorios de Metal-Libre.org no podría incluir temas de grupos/músicos copyright sin antes tener el consentimiento explícito de su autor. En el caso de Creative Commons y similares puedo hacerlo sin ir contactando directamente con nadie y sin ningún permiso adicional ni intermediarios (siempre que cumpla el resto de cláusulas de las licencias, como los usos comerciales o las obras derivadas).

Llamemos a las cosas por su nombre para evitar más confusiones (en las cuales reconozco haber sido alguna vez parte yo mismo también).

PD: La imagen del “regalo con copyright” está basada en una imagen vectorial hecha por warkro y publicada en OpenClipArt.

post/entrada anterior y siguiente

11 comentarios en Descargas gratuitas, cultura “libre” y ‘famosillos’

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Desde que empecé en esto de la música libre me di cuenta de las diferencias que había entre estos dos tipos de difusión de música. Yo particularmente agradezco este tipo de copyright más libre pero es verdad que no hay que confundirlo en absoluto con música libre. Este tipo de cosas expresan ante todo benevolencia del artista o, como mucho, resignación mercantil (“se lo van a descargar pirata de todas formas”). Pero lo que la cultura libre propone es, como tú dices, más la libertad de uso que el “es gratis, piñata”, esto es, la libertad de poder pasar la música por internet, subirla, bajarla, utilizarla en un vídeo, y todo eso sin tener que pedir permiso ni mirar de reojo a ver si te llaman pirata. Siempre digo que los “piratas” nunca entenderán mucho lo de la cultura libre, para ellos no tiene mucho sentido dedicarse a escuchar música libre si pueden bajarse gratis el último de Iron Maiden, por ejemplo. Por un lado y por otro, estamos más bien solos y somos unos pocos iluminados, en tierra de nadie, los que seguimos creyendo en esta historia. Yo sinceramente cada vez le veo menos futuro a gran escala, lo veo más como algo que puede estabilizarse a nivel muy minoritario. Tampoco hace falta más.
    Un saludo!

    • Yo también veo todo esto de la cultura libre como algo a pequeña -o como mucho mediana- escala. Algo que no creo que vayamos a ver nunca como una filosofía predominante en la cultura.

      Pero personalmente pienso que es mejor así. Cuando algo “se pone de moda” suele desvirtuarse mucho todo, y sobretodo perder ese ‘espíritu’ y significado que lo hace tan especial. De hecho, ya está pasando desde hace varios años algo parecido con el software libre, sobretodo desde la aparición de Android y los “smartphones”. Incluso el internet en sí está decayendo muchísimo desde que es usado tan irresponsablemente por -casi- todo el mundo. Y no creo que estas cosas favorezcan a la verdadera causa tras todo este tema.

      Con esto tampoco estoy diciendo que todos estos mundillos tan éticos y ‘alternativos’ deban ser cosa de “cuatro frikis”. Un término medio creo que es lo mejor, siempre cuando se conserve la mayor parte posible de su propósito.

  3. Yo no lo veo tanto una cuestión de que la moda “pervierta”, por supuesto cuando abres la cultura libre al mundo, si tienes éxito se acercará a tu iniciativa todo tipo de gente. Esto es lo que ha ocurrido, hasta cierto punto, con el software. A lo que me refiero más bien es que, por alguna razón, en la música es muy difícil romper la inercia del negocio tradicional. Es igual de lógico que un artista quiera cobrar por un disco que hace que el que un programador de software quiera cobrar por el programa (SO, juego, etc). Sin embargo, el mundo libre del software es un éxito brutal mientras que el de la música no lo es en absoluto. A pesar de los pesares, yo estoy completamente a favor de Android y todo lo que ha supuesto (OJO, cultura libre no quiere decir no poder forrarte, Canonical lo hace con Ubuntu y con Android ni hablemos).

    Con la música no ocurre lo mismo ni de lejos. Creative Commons es un instrumento que ni siquiera ofrece toda la seguridad en España que podría ofrecer en otros países como EEUU. Es muy difícil evitar que un artista quite sus obras de CC si quiere, pese a que CC establece que las licencias libres son vitalicias. No es un instrumento tan seguro, si quieres algo seguro tienes que pillar alog de dominio público. Siempre digo que hay que tener en cuenta que CC se hizo sobre todo pensando en artistas más que en su público (lo que está genial), es decir, como un instrumento para difundir cultura y permitir a otros que se basaran en las obras de un artistas para hacer las suyas propias sin miedo a demandas.

    Esto ni siquiera lo comparten la mayoría de los artistas que acuden a CC, muchos lo hacen simplemente para ganar promoción (lo que de nuevo, es totalmente legítimo). Pero si todo se basa en llegar a más gente, ahí CC nunca podrá competir. Grooveshark y Spotify son canales en los que hoy día puedes difundir la música copyright en streaming y luego venderla en digital con “all rights reserved”. El “Copyright” “ha sido listo”, es decir, ha sabido adptarse a los nuevos tiempos abriendo la tenaza de “todos los derechos”. Eso deja muy muy muy poco margen a Creative Commons de aquí a 10 años, probablemente efectivamente solo dejará dentro de CC a los partidarios de la cultura libre desde un punto de vista “ideológico” y no meramente económico. Por eso digo lo de que CC en música no podrá nunca progresar ni la quinta parte de lo que ha hecho en software GPL.
    Un saludo.

    • El problema de las modas y el éxito lo decía más por la parte ética y filosófica, y no por el precio. Me parece de lo más justo y razonable que tanto un músico como un desarrollador merezcan alguna ganancia económica por su trabajo, y poder vivir de lo que a alguien se le da bien me parecería lo ideal. De hecho, aunque poco, yo también me gano unas pelas a base de encargos como desarrollador web.

      Pero en casos como el de Android (y en cierta medida también con Ubuntu) ese espíritu del software libre está cada vez más perdido. Y no lo digo sólo por el “purismo libre” de las licencias. Por lo poco que sé de Android, no veo mucha diferencia respecto a lo habitual de Windows. Con tanto software privativo mezclado con cosas libres parece haberse convertido en otro inseguro y poco-ético SO más del montón. La mayoría de sus usuarios se lo toman su uso de la misma manera que el usuario común de Windows: con una total falta de respeto a los desarrolladores y pirateando todo lo que pueden y más.

      Da igual si algo es libre o no, y si es gratis o no. Creo que la gente, más que libertad o “gratuitidad”, lo que buscan es simple comodidad. Tanto la ética como el precio no tiene importancia mientras puedan hacer cómodamente lo que quieran y con el menor esfuerzo posible (sea legalmente o no). Pero esto ya es otro tema que se aleja un poco del tema que estamos hablando.

      En cuanto a lo demás que comentas, creo que estoy totalmente de acuerdo contigo. Tal como están avanzando algunas plataformas digitales tipo Spotify, creo que la cultura libre cada vez tendrá menos sentido para el “consumidor común”, y con el paso de los años puede que al final acabe siendo algo de “cuatro frikis” que de verdad compartan la parte ética de este mundillo. Tal como he dicho antes, la gente lo que busca parece ser simplemente comodidad y el menor esfuerzo posible. Y con esto del ‘streaming’ (aunque sea con anuncios por medio) creo que han sido listos y han sabido adaptarse a la demanda del usuario, como tú mismo comentas.

  4. Viendo el ejemplo de Meshuggah, ya que conozco algo de ellos, por un lado está bien pero por el otro está mal.

    Está bien por el tema de que los precios muchas veces son altísimos, sin ir más lejos ayer me soplaron 26 € por los dos primeros de Katatonia, y 13 € dentro de lo que cabe pues bueno, ya no hablemos de esos grupos que te vale cada disco 24 € por mucho que nos quieran vender la moto de material extra y todo eso. Se ganan fans.

    Por el otro lado no es beneficioso para los grupos, por el hecho de que no se paga, aunque la mayor parte del dinero vaya a la discográfica es mejor algo que nada. Esto no erradicaría las quejas de que si no se compra o deja de comprar.

    En el caso de grupos libres está muy bien eso de descargas gratuitas legales, pero también es un arma de doble filo por el hecho de que muchos por no pagar no comprarán, aunque sí se apoya más a los grupos con el dinero invertido.

    Yendo a las licencias, algo que no está puesto pero más o menos se puede entender. Efectivamente el copyright es todos los derechos reservados, y el copyleft una Stallmansada (no he podido evitar la coña) algunos derechos reservados.

    En teoría las licencias sí sirven, pero como la justicia es tan imparcial por mucho que se violen van a hacer caso al que más dinero tengan, o la sanción va a ser ínfima, hablando claro, el que tenga dinero puede tocar los de ahí perfectamente.

    • Esto de la cultura libre es un poco como varios escalones. Hay gente a quien le basta con la “permisividad” del “copyright gratuito”, gente que no escucha nada que no tenga licencias Creative Commons y similares, y gente que va aun más allá y no escucha nada cuya licencia no sea compatible con licencias tipo GPL (como CC by-sa o ArtLibre). Esto último sería el equivalente total a los “stallmantoso” que tanto comentas :P.

      En mi caso creo que estoy en un término medio. Excepto contadas ocasiones, todo lo que escucho es compartido de forma totalmente gratuita (la mayoría con licencias libres, pero no hago del todo ascos a alguna cosa interesante aunque ésta use copyright gratuito). Para el usuario común es más que suficiente con la permisividad que ofrecen las licencias Creative Commons, y para simplemente escuchar en casa o con el reproductor portátil (aunque legalmente no sea “compartible”) también es suficiente con el “copyright gratuito”. Luego, entre esas poquísimas excepciones comerciales apenas hay algunas bandas sonoras de videojuegos (Castlevania, Tales of Phantasia, Final Fantasy 5 y 6, Terranigma, etc) y algunas bandas y músicos (Mr. Bungle y Frank Zappa, por ejemplo).

      En estos últimos casos no considero la compra oficial como opción porque está todo manejado por grandes discográficas ultra-comerciales, y no me interesa aportar ni un euro a esos traficantes de cultura, además de que se trata de músicos que ya tienen bastante pasta de por sí. Y en el resto de casos, ya sabes que suelo comprar de vez en cuando algún que otro CD de bandas y músicos libres si realmente me gustan y considero asequibles.

      Pero también es cierto que esto de ofrecer gratuitamente (sea con licencia libre o no) es un arma de doble fijo. Puede traer mucha más fama y publìcidad gratuita ajena, además de también más ventas al conocerles más gente. Pero también hay mucha gente que, por el simple hecho de poder tenerlo gratis tan cómoda y legalmente, descartan la opción de comprar o pagar por el/los disco/s. Y también hay mucha gente que al ver las descargas gratis oficiales, sólo por eso se echan atrás y lo tachan como algo “de mala calidad” aun sin haber escuchado naia. Creo que es por esto que algunas bandas no ponen la sección de descargas tan a la vista, y algunos ni siquiera muestran nada en su web oficial y simplemente comparten todo desde otras páginas web. Es algo triste pero cierto. Como en todo, hay mucha gente que suele valorar las cosas según su precio, además de por su fama.

      • Ya que dices lo de los discos libres, una idea para un post sería cuáles grupos libres te han permitido comprar el disco, ya que sabes que me gusta comprar, y me vendría de perlas para conocer más grupos y todo eso.

        Lo mismo con alguno de ellos tengo más suerte que con Eternal Dream, que he intentado comprar el disco dos veces y no recibo respuesta alguna.

  5. Lo que dices de los cuatro frikis tiene más sentido que nunca. Yo mismo intenté desideologizar la música libre en mi web, el espíritu era que la música no estuviera denominada por ningún tipo de compromiso “ultra” por así decirlo con una ideología, pero la evolución del “copyright” hace que no quede otra forma. Esto augura mucho menos público en la música realmente libre y un paso a las plataforams de streaming. Tal vez sea mejor así, más gafapastero, aunque yo tenía la epseranza de que esto se difundiera a nivel global, es decir, que no hiciera falta estar muy metido en este mundillo para disfrutar de la música.

    Eso sí, con todo y con eso, todavía la música libre tiene mucha cancha. Solo hay que pensar en todos esos podscasteros que necesitan música libre para ambientar sus programas. Y aquí está lo impresionante y lo útil de este movimiento: que, como dije antes, se creó más para los creadores/artistas que para el público, y me parece genial que sea así. Si alguna vez quiero hacer un podcast sé que podré acudir a música libre para ambientarlo, y quien dice eso dice cualquier otra cosa que surja.
    Un saludo a todos los espíritus libres!!

    • Pues eso de ambientar no es ninguna chorrada, en vídeos del Youtube se podría usar música libre que queramos ono es un poco de publicidad para el artista.

      • Efectivamente, sería algo genial. No olvidad poned licencia CC a los vídeos de youtube, que esa es otra, hasta los grupos copyleft utilizan licencias de youtube estándar para hacer sus vídeos musicales, es decir, con todos los derechos reservados, y así no hay manera. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>